Riesgos de salud en trabajadores de plantas de compostaje

actinomycetes1

Toda actividad industrial lleva asociada ciertos riesgos para la salud, de ahí la importancia de conocerlos para minimizarlos. En nuestro caso, cuando el tratamiento de residuos orgánicos se desarrolla en grandes instalaciones como plantas de compostaje de residuos municipales, parte de estos riesgos están directamente relacionados con la producción de bioaerosoles tal y como ya hemos comentado anteriormente en el blog (leer aquí y aquí para profundizar).

El conocimiento que hay sobre el efecto de este tipo de material biológico en suspensión y su efecto sobre la salud de los trabajadores es escaso aunque poco a poco van apareciendo nuevos estudios científicos que abordan esta temática. Ya existen algunas evidencias que apuntan a efectos en las vías respiratorias ya sean de origen alérgico o no. Algunos ejemplos son neumonitis hipersensitiva, aspergillosis alérgica o asma e incluso, el síndrome tóxico por polvo orgánico (en inglés “organic dust toxic symdrome”, ODTS). Si queréis profundizar sobre este tema, os recomiendo encarecidamente la lectura de la Nota Técnica de Prevención “Agentes biológicos no infecciosos: enfermedades respiratorias”, escrito por Ana Hernández Calleja para el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT).

Agentes biológicos no infecciososEn el trabajo de hoy, comentaremos algunos de los resultados obtenidos por investigadores del Instituto Noruego de Salud Ocupacional al estudiar las condiciones de trabajo de los profesionales que se dedican al tratamiento de residuos orgánicos en Noruega, concretamente los que trabajan en plantas de compostaje. Para ello han trabajado con tres grupos de trabajadores: el grupo control formado por 37 trabajadores con poca exposición al compost (en administración y oficinas fundamentalmente), un grupo de 27 trabajadores que trabajan en plantas donde el compostaje se hace en reactores cerrados (y por lo tanto, en instalaciones cerradas) y otro grupo de 20 operarios que trabajan en plantas de compostaje con sistemas abiertos. Para recordar conceptos sobre los tipos de sistemas de compostaje, os recomiendo refrescar la siguiente lectura. Los datos recopilados en este estudio incluyen desde registros de síntomas respiratorios (tos, resfriados, etc.), cuestionarios a los trabajadores sobre sus hábitos de salud (fumadores, etc.), pruebas respiratorias mediante espirometría, análisis de las fosas nasales mediante rinometría acústica e incluso, la presencia de determinadas neumoproteínas en sangre indicadores de daño respiratorio. También han analizado el nivel de exposición de los trabajadores al polvo inhalable, su contenido en bacterias, esporas de hongos y actinomicetos y endotoxinas, entre otros.

Ciclo de los actinomicetos

Aunque el número de trabajadores estudiado no es muy alto (un punto flaco del trabajo), algunas conclusiones relevantes se han obtenido y merecen ser comentadas. Los operarios de las plantas que trabajan en abierto presentan mayores síntomas de afección pulmonar comparados con los que trabajan en sistemas cerrados. Aunque parece incongruente ya que en este tipo de sistemas (cerrados) la concentración de polvo y bioaerosoles es mayor, este resultado se debe a que los trabajadores llevan sistemas de protección adecuados, es decir, llevan máscaras que les protegen, no así los que trabajan en sistemas al aire libre al no considerarlos necesarios. A pesar del uso de máscaras, otro de los resultados interesantes obtenidos es la relación entre la presencia de esporas de actinomicetos en el aire y los problemas respiratorios de los trabajadores, siendo esta la principal conclusión del trabajo.

Aún así y en base a los resultados des este estudio, es muy recomendable que los trabajadores de cualquier planta de tratamiento de residuos lleven máscaras respiratorias de protección, con independencia del sistema en que se trabaje y que evite la inhalación prolongada de polvo o bioaerosoles. A continuación, os pongo algo de información sobre algunas enfermedades respiratorias no infecciosas asociadas a bioaerosoles y las actividades que las producen. ¡A cuidarse!

Bioaerosoles

Abstract

Objectives. To study the associations between exposure to bioaerosols and work-related symptoms, lung function and biomarkers of airway inflammation in compost workers.

Materials and method. Personal full-shift exposure measurements were performed on 47 workers employed at five windrow plants (n=20) and five reactor plants (n=27). Samples were analyzed for endotoxins, bacteria, fungal and actinomycetes spores. Health examinations were performed on workers and 37 controls before and after work on the day exposure was measured. The examinations included symptoms recorded by questionnaire, lung function by spirometry and nasal dimensions by acoustic rhinometry (AR). The pneumoproteins CC16, SP-D and SP-A were measured in a blood sample drawn at the end of the day.

Results. The levels of endotoxins (median 3 EU/m 3 , range 0–730 EU/m 3 ) and actinomycetes spores (median 0.2 × 10 6 spores/m 3 , range 0–590 × 10 6 spores/m 3 ) were significantly higher in reactor plants compared to windrow plants. However, windrow composting workers reported more symptoms than reactor composting workers, probably due to use of respiratory protection. Exposure-response relationships between actinomycetes spores exposure and respiratory effects, found as cough and nose irritation during a shift, was significantly increased (OR 4.3, 95% CI 1.1–16, OR 6.1, 95% CI 1.5–25, respectively, p<0.05) among workers exposed to 0.02–0.3 × 10 6 actinomycetes spores/m 3 , and FEV 1 /FVC% decreased cross shift (b=–3.2, SE=1.5%, p<0.01). Effects were weaker in the highest exposed group, but these workers used respiratory protection, frequently limiting their actual exposure. No relationships were found between exposure and pneumoprotein concentrations.

Conclusions. The major agent in the aerosol generated at compost plants was actinomycetes spores which was associated with work related cough symptoms and work-shift lung function decrease.

La fuente:

Heldal KK, Madsø L, Eduard W. Airway inflammation among compost workers exposed to actinomycetes spores. Ann Agric Environ Med. 201 5;22(2) 253–258. doi: 10.5604/12321966.1152076

Related Posts

4 Comentarios

  1. luis cortez

    quiero saber que tanto afecta el gas y el olor fuerte de container de compost pues en una ocasion al destapar un pequeno container casero respire el gas emitido de el compost lo cual me causo una tos muy fuerte y dolor en la garganta, gracias por su atencion.

    1. Si le pasó una vez no se preocupe por su salud. Si tiene que respirar todos los días aires de residuos orgánicos, es aconsejable que use una mascarilla adecuada.
      Una recomendación: cuando abra cualquier recipiente, no meta la cabeza o la nariz directamente. Mueva la mano hacia su nariz de tal forma que le llegue el olor de forma indirecta. Así se evitará este tipo de problemas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.