La fijación biológica como fuente de nitrógeno en la biosfera

El nitrógeno es uno de los elementos más importantes de la biosfera. Es, junto al fósforo, uno de los grandes limitantes para el desarrollo de la vida, ya que aunque está en grandes cantidades, su forma es poco asimilable. Para el caso del nitrógeno, es su forma gaseosa (N2), que es componente el principal de la atmósfera (70%). Esta molécula es muy estable y poco reactiva desde el punto de vista químico, al estar formada dos átomos de nitrógeno unidos por un triple enlace difícil de romper.

Antes del desarrollo del proceso industrial Haber-Bosh, la principal fuente de nitrógeno en la biosfera procedía del proceso biológico conocido como fijación de nitrógeno. Este se lleva a cabo gracias a una enzima esencial, la nitrogenasa, que es capaz de romper dicho triple enlace, y de transformar ese nitrógeno poco reactivo, en un nitrógeno asimilable para la vida.

Lo curioso es que esta enzima solo la poseen un determinado grupo de microorganismos, y muchos de ellos forman simbiosis con plantas como las leguminosas. Esta relación simbiótica está presente tanto en sistemas naturales como en los agrarios, y supone un enorme potencial para la fertilización de los suelos, así como un ahorro económico y ambiental al reducir el uso de fertilizantes nitrogenados de síntesis.

La fuente:

  • Legume nodule oxidative stress and N2 fixation efficiency. 2010. Joaquim Albenisio Gomes Silveira, Márcia do Vale Barreto Figueiredo, Fábio Rossi Cavalcanti and Sérgio Luiz Ferreira-Silva. In: Microbial Ecology of Tropical Soils. Editor: Ademir Sergio Ferreira de Araujo et al., pp. ISBN 978-1-61728-505-9. Nova Science Publishers, Inc.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.