Un nuevo método para conservar el nitrógeno durante el compostaje

CompostandoCiencia: Mineral de estruvita
Un nuevo método para conservar el nitrógeno durante el compostaje

El nitrógeno es uno de los elementos más importantes de los composts. Durante el compostaje, la materia orgánica se degrada por la acción de los microorganismos y el nitrógeno orgánico es transformado en amonio (NH4+). Este se puede perder mediante volatilización (o evaporación) al transformarse en el gas amoniaco (NH3) influido por diversos factores como el valor de la relación C/N, la temperatura de las pilas, el sistema del volteo, el pH e incluso una aireación excesiva. De hecho, algunos estudios cifran esta pérdida entre el 30 y el 50%, dependiendo siempre de los materiales iniciales empleados en el compostaje y siendo mayores en el caso de los estiércoles (que poseen un alto contenido en amonio, motivo de su mal olor).

Con el fin de reducir estas pérdidas, algunos estudios han añadido durante el compostaje sustratos absorbentes tales como turba, zeolita y basalto, así como algunas sales inorgánicas para reducir el valor del pH (el amonio pasa a amoniaco, que es volátil, a valores superiores a 7). La precipitación del amonio en forma de estruvita (MgNH4PO4 6H2O) es una alternativa interesante ya que además de retener el amonio, también puede aportar otros nutrientes como el magnesio y el fósforo, haciendo de este mineral un interesante abono nitrogenado de liberación lenta. Además, la precipitación de la estruvita como técnica para reducir la pérdida de amonio ya se ha ensayado en tratamientos anaerobios de residuos orgánicos, especialmente en depuración de aguas, con resultados positivos.

Los investigadores de este trabajo han demostrado que añadiendo sales solubles de magnesio y fósforo durante el proceso de compostaje se consigue la formación de este mineral, la estruvita (cosa que han demostrado analizando los cristales formados en los composts con técnicas de microscopía electrónica y Rayos X), consiguiendo así, una reducción considerable de las pérdidas de amonio. La formación de este mineral, ligeramente soluble en agua, es una forma temporal de retener el amonio, pudiéndose disolver durante el proceso de maduración del composts mediante el proceso de nitrificación (la transformación del amonio en nitrato). Una desventaja de añadir sales a las pilas de compostaje es un aumento de su conductividad eléctrica (es decir, su salinidad), con la clara desventaja agronómica que eso conlleva. Además, un exceso de estas sales puede alterar a la actividad microbiológica de los sustratos, llegando incluso a reducirla considerablemente.

Por eso, lo primero que recomiendan los autores antes de aplicar esta técnica a gran escala, es optimizar la cantidad usada de sales solubles de magnesio y fósforo, con el fin de reducir cualquiera de los efectos negativos anteriormente comentados. Una vez optimizado, con esta técnica podemos reducir considerablemente las pérdidas de nitrógeno de los composts e incrementar así, su valor agronómico.

La fuente:

ResearchBlogging.orgJeong, Y., & Kim, J. (2001). A new method for conservation of nitrogen in aerobic composting processes Bioresource Technology, 79 (2), 129-133 DOI: 10.1016/S0960-8524(01)00062-1

Related Posts

2 Comentarios

  1. Miguel cruz

    Hola, he leido el post y me parece super interesante, soy nuevo en este tema, pero tengo un criadero pequeño de codornices, aproximadamente 100 aves, de las cuales recolecto un bulto de codornaza cada semana ya seco y listo para compostar, he elaborado dos compostas como modo a prueba, LA PRIMER COMPOSTA esta elaborada de 50% de hojas secas y 50% de codornaza… LA SEGUNDA COMPOSTA está elaborada de 50% hojas verdes y 50% codornaza… Ambas compostas las revuelvo una vez por dia, pero me he percatado que la PRIMERA COMPOSTA que es donde tengo las hojas secas, es la que tiene un fuerte olor a amonio, hasta el vapor se ve cuando la revuelvo; LA SEGUNDA COMPOSTA solo veo que entra a un estado como de putrefacción, pero el olor a amonio casi no se percibe.
    mis preguntas son las siguientes:
    1._ está bien el método que uso para revolver las compostas, poniendo 50% de hojas secas tanto hojas verdes y 50% de codornaza?
    2.__ que composta es la que menor perdidas de nitrogeno obtengo, ya que los articulos que he leido dice que el nitrogeno se escapa en forma de amonio?
    3._ con respecto a las “sustancias “que hay que agregar al compost para que no se volatilice el amonio y haya menos perdidas de nitrogeno, en donde lo podemos encontrar o como aplicar?
    Creo que eso es todo por el momento, agradeceré su respuesta,, saludos cordiales.

    1. Estimado Miguel, respondo a tus preguntas:
      1- Según me cuentas, la primera mezcla debe tener alta la temperatura ya que por eso ves vapor de agua cuando las mueves y volteas. Eso es lo correcto. Puede que al principio huela a amoniaco, pero con el tiempo se irá reduciendo. Es fundamental que la temperatura esté alta ya que te indica que los microorganismos están actuando. En tu segunda mezcla, es posible que tenga mucha humedad y por eso huela mal. Aún así, si la temperatura de esta segunda pila es también alta, significa que el compostaje se está haciendo.
      2- Las pérdidas dependen de varios factores como la temperatura, los volteos que los hagas y la evolución del pH. En esencia tus dos mezclas son similares con la excepción de la humedad. Si alcanzan la misma temperatura, deben tener la misma pérdida de nitrógeno.
      3- Debes aplicar algún compuesto que te reduzca el pH, es decir, que sea ácido. Investiga los enmendantes comerciales para suelos alcalinos que hay por tu zona y usa el que tengas más a mano. Eso si, mucho cuidado con aplicar mucha cantidad. Puedes subirle mucho la salinidad. Un ejemplo es el azufre que se utiliza en agricultura ecológica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.