El compostaje estático da buenos resultados para conservar el nitrógeno

Como ya hemos comentado anteriormente, durante el compostaje se produce una pérdida continuada de nitrógeno que en algunos casos es bastante importante. Estas pérdidas se deben al incremento de la temperatura, el pH, el sistema de manejo (volteos) y una excesiva oxigenación de las pilas, entre otros factores. El contenido de  nitrógeno en los composts es el principal “talón de aquiles”, sobre todo si el objeto final es obtener unos buenos composts de interés agrícola, de ahí la importancia de reducir sus pérdidas durante el proceso. 
 





Para evitar varios de los factores comentados, los autores de este estudio han ensayado un proceso de compostaje diferente al convencional, concretamente un sistema estático. Para eso, han utilizado bolsas grandes de polietileno permeables a los gases, es decir, que permiten una oxigenación natural. Han utilizado bolsas de 1 metro cúbico de volumen y han compostado una mezcla de 500 kg de “alperujo” (subproducto de la industria extractiva oleícola) mezclado con otros dos residuos orgánicos agrícolas de naturaleza hidroscópica (residuos de algodón y paja de cereal). Este estudio ha evaluado muchos parámetros que confirman el correcto desarrollo del compostaje como son la temperatura, el nivel de oxígeno, la evolución de la materia orgánica, la relación C/N, así como el contenido en polifenoles hidrosolubles y el índice de germinación (los composts no presentaron fitotoxicidad). También han ensayado técnicas respirométricas que aseguran la estabilidad biológica de los composts como el índice dinámico de respiración, entre otros. 

Lo interesante de este estudio es que el compostaje no requiere un sistema de volteo para facilitar la oxigenación (las bolsas son permeables al aire), ni tampoco una adición de agua para mantener la humedad (las bolsas al estar cerradas condensaban el vapor de agua generado). Otra de las ventajas es que han conseguido reducir las pérdidas de nitrógeno de forma considerable, llegando a obtener valores de 3,5 % de nitrógeno total (siendo importante el contenido en nitratos). 
 





A mi entender, esta técnica presenta algunas desventajas como el reducido volumen de las mezclas de compostaje (la bolsa presenta un volumen limitado). Otra de ellas es una fase termófila muy corta (cerca de 20 días), dando un proceso de compostaje más corto (solo 120 días de compostaje cuando lo normal para este tipo de materiales es de 4-6 meses). Una fase termófila larga asegura una correcta higienización de los composts (eliminación de patógenos) y una mejora de la humificación, cosa que no ocurre en el estudio (se observa una reducción generalizada en los parámetros de humificación), no siendo habitual en el compostaje

Este estudio está desarrollado dentro del proyecto TIRSAV PLUS, subvencionado con el Programa LIFE Ambiente de la Comisión Europea. Para saber más sobre el proyecto, no dudéis en visitar la web del proyecto.


La fuente:

ResearchBlogging.org
Altieri, R., Esposito, A., & Nair, T. (2011). Novel static composting method for bioremediation of olive mill waste International Biodeterioration & Biodegradation, 65 (6), 786-789 DOI: 10.1016/j.ibiod.2011.05.002

 

4 Comments

  1. Carlos

    Estimado,
    Si quisiera perder nitrogeno (estiercol con orin)¿ tendria que hacers eso , temperatura y volteo frecuente?
    ¿que otra cosa tendria que hacer?
    Muchas gracias

    1. Estimado Carlos.
      Asegúrese de que esté fermentando con altas temperaturas. Si además, lo voltea frecuentemente tendrá pérdidas de nitrógeno. Compruebe el pH, si este es ya mayor que 7 tendrá además, más perdidas debido a la volatilización del amoniaco.
      Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*