Microorganismos del suelo como vacunas para las plantas

Entrevista a Mª José Pozo, Científico titular de la Estación Experimental del Zaidín (EEZ-CSIC)

Las plantas, como todos los seres vivos, sufren enfermedades a lo largo de su vida. Dichas enfermedades afectan a su crecimiento y desarrollo, a su metabolismo o incluso, a sus frutos (los cuales son sus reservas energéticas y que tanto disfrutamos). Es lógico pensar sobre su importancia económica en la Agricultura, ya que una enfermedad puede arrasar toda una plantación si no se la trata o previene a tiempo. Así, al igual que nos medicamos para reducir y prevenir una enfermedad, a las plantas las tratamos con productos fitosanitarios. Estos nos han permitido mantener y controlar las enfermedades para conseguir un aumento en la producción agrícola. El uso indiscriminado de los mismos ha motivado serios problemas tanto ambientales (contaminación) como sanitario (algunos de estos productos se han llegado a encontrar dentro de los propios frutos). Hoy en día los Gobiernos quieren reducir e incluso prohibir el uso de este tipo de productos fitosanitarios y por eso, se está investigando en alternativas más eficaces.

Desarrollo de un tomate que tiene resistencia al virus del mosaico del pepino, el cual causa una enfermedad devastadora en la producción de tomates de invernadero.
Desarrollo de un tomate que tiene
resistencia al virus del mosaico
del pepino, el cual causa una
enfermedad devastadora en
la producción de tomates de invernadero.

¿Son muy diferentes los humanos de las plantas? 

Aunque científicamente todavía queda mucho por descubrir, se han encontrado algunos paralelismos entre el comportamiento del sistema inmunitario de las plantas y los humanos. Las enfermedades de las plantas son producidas por diversos agentes infecciosos como ciertos hongos, virus, bacterias, etc., y el sistema inmunitario (que es el que se encarga de la defensa), al reconocerlos activa diversos genes específicos para generar sustancias químicas (anticuerpos) con el fin de combatirlos y reducirlos. Por lo tanto, estimular el sistema inmunitario de la planta para que esté mejor preparada es una de las claves científicas que tenemos que resolver. así es como funcionan las vacunas, estimulando la generación de anticuerpos.

¿Cómo reforzar el sistema inmune de las plantas? 

Por lo visto, se ha demostrado que algunos microorganismos del suelo pueden hacerlo. El mecanismo es similar al que utilizan los patógenos, es decir, cuando estos toman contacto con la planta (para formar simbiosis), la primera respuesta del sistema inmunitario es generar anticuerpos para atacarlos y defenderse. Después, la planta no los reconoce como patógenos, si no todo lo contrario, como beneficiosos. Por lo tanto, algunos microorganismos pueden estimular la formación de anticuerpos, pudiéndose utilizar como vacuna biotecnológica para las enfermedades de las plantas.

Para profundizar:

El sistema inmune de las plantas se encuentra en los suelos.
Suelos supresivos, comunidades microbianas del suelo y algo más oscuro.
American Phytopathology Society (APS).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*