Proyecto TERRAGENOME: secuenciando la biología del suelo

Desde hace unos años, el estudio de la microbiología del suelo ha experimentado un gran avance gracias al desarrollo de las técnicas moleculares que nos permiten obtener información genética de los microorganismos presentes en un suelo. Así, en la actualidad somos capaces de extraer el ADN del suelo perteneciente a los microorganismos, amplificarlo y secuenciarlo para poder conocer su biodiversidad (¿quién es quién?). Este campo de la biología molecular se llama metagenómica, la cual estudia el conjunto de los genomas, es decir, de la información genética de cada uno de los microorganismos presentes en una misma muestra (por ejemplo un suelo) sin necesidad de separarlos ni aislarlos previamente.
http://www.terragenome.org/
El estudio de la metagenómica en suelos es un tema bastante complejo ya que este es un sistema muy heterogéneo debido a sus propias características intrínsecas. Aunque las técnicas de secuenciación masiva de nueva generación se están desarrollando a una velocidad de vértigo, todavía son muchos los problemas que quedan por resolver. Todavía hay muchos errores asociados. Ante esto, los científicos del suelo aúnan esfuerzos para consensuar, discutir y trabajar todas las cuestiones referentes a esta técnica como en el caso del proyecto TERRAGENOME.
http://cienciasomicas.wordpress.com/bioinformatica/
Este consorcio científico internacional trata de reunir los esfuerzos del estudio de la biología del suelo mediante conferencias, reuniones y bases de datos donde poner a punto técnicas, procedimientos y otras cosas. Este tipo de proyectos son necesarios ya que la cantidad de información generada es enorme, haciendo su procesamiento e interpretación una tarea compleja. Por poner un ejemplo, la cantidad de información que puede generar una sola muestra de secuenciación masiva podría dar un documento de 5 Gb (la información que te da es una enorme lista de secuencias de nucleótidos), el cual haría casi imposible que en un ordenador doméstico pudiera procesarlo (o si lo hiciese, tardarías semanas enteras trabajando 24 horas al día). Es aquí donde los bioinformáticos tienen su campo de trabajo… que por cierto, es una profesión muy demandada en la actualidad. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*