El compost enriquecido con urea y triptófano da mejores resultados agrícolas

Cultivo de maíz con compost

El compost es una excelente fuente de materia orgánica para la agricultura. Permite aprovechar los residuos orgánicos al transformarlos en materia orgánica estable y exenta de microorganismos patógenos, y una fuente importante de nutrientes y sustancias húmicas para las plantas. Sin embargo, el compost tiene una limitación desde el punto de vista agrícola: su contenido en nitrógeno. Este suele estar entre el 1-2%, siendo principalmente orgánico y de lenta asimilación por las plantas, lo que limita su efectividad como abono a corto plazo. Por este motivo, son muchos los trabajos que buscan mejorar las propiedades fertilizantes del compost añadiendo otros materiales ricos en nitrógeno asimilable como el nitrato o la urea.


Si quieres saber más sobre esto, puedes consultar nuestro trabajo publicado recientemente donde estudiamos el efecto del compost más nitrato potásico sobre un cultivo de pimiento.


En el trabajo que comentamos hoy, los autores han usado urea y triptófano como fuentes de nitrógeno para mejorar las propiedades agrícolas de un compost de biorresiduos (hecho de frutas y vegetales principalmente), evaluándolo sobre un cultivo de maíz. Para eso, han desarrollado varios experimentos probando diferentes dosis (300 kg de compost y/o 40 y 80 kg de urea por hectárea y 10 mg/kg de triptófano) y combinaciones (urea, compost + urea y compost + urea + triptófano), tanto en invernadero como en campo, analizando su efecto en las propiedades del suelo, la producción, la biomasa vegetal, el rendimiento de grano y el desarrollo de la raíz.


¿Por qué usan triptófano?

El triptófano es un aminoácido precursor del ácido indol-acético (AIA), una importante hormona que estimula el crecimiento vegetal. Al añadirlo al compost, los autores pretenden que los microorganismos del mismo lo asimilen y transformen en AIA, mejorando así sus propiedades promotoras del crecimiento de las plantas.

Para saber más sobre el AIA, consultar el siguiente ENLACE


Según los resultados obtenidos, añadir urea y triptófano al compost es equivalente a reducir cerca de un 25% la aplicación de fertilizantes minerales, y mejorando además, las propiedades del suelo e incrementando la productividad de los cultivos. Con este trabajo se demuestra que es fácil y asequible elaborar un compost con sus propiedades mejoradas, que permita incrementar la producción y la sostenibilidad ambiental del cultivo de maíz.

La fuente: Rizwan Ahmad, Azeem Khalid, Muhammad Arshad, Zahir A. Zahir, Tariq Mahmood. 2018. Effect of compost enriched with N and L-tryptophan on soil and maize. Agron. Sustain. Dev. 28: 299–305. https://doi.org/10.1051/agro:2007058

Related Posts

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.