La zimografía nos permite conocer la actividad enzimática en un suelo sin alterarlo

La zimografía es una técnica experimental que sirve para visualizar la actividad hidrolítica de algunas enzimas en un sistema biológico como puede ser un suelo o una raíz. Sirve para estudiar de forma no destructiva cuales son los factores que influyen en dichas actividades como la concentración de sustratos iniciales. Aunque la primera vez que se empleó fue en 1962, su aplicación al estudio de la biología del suelo es reciente y está dando resultados muy interesantes. En la gráfica se observa la distribución de la actividad enzimática fosfatasa y leucina aminopectidasa lo largo de la rizosfera de una planta de maíz. Se observa una reducción de su intensidad conforme alejamos de la raíz.

Los exudados de la raíz activan a los microorganismos de la rizosfera

La rizosfera es la parte del suelo ligada a la raíz, y es donde se concentra una alta actividad biológica. Las raíces exudan compuestos enzimáticos que inician la transformación de los nutrientes para asimilarlos, y al mismo tiempo, estos exudados activan la actividad enzimática de los microorganismos presentes dicho suelo, generando una sinergia que incrementa dicho proceso. Se hipotetiza que este efecto genera un gradiente espacial en dicha actividad, mayor cuanto más cercano a la raíz, aunque hay muchos aspectos de este proceso que siguen sin conocerse como por ejemplos cuales son los compuestos químicos que detectan los microorganismos y que las activan.

La promiscuidad de la judía

Phaseolus vulgaris L., más conocida como judía común, habichuela, frijol, poroto o alubia, entre otros nombres, es una planta leguminosa de la familia de las Fabaceae. Aunque es originaria del continente americano, en especial centroamérica y sudamérica, hoy en día se cultiva por todo el planeta, siendo uno de los principales cultivos junto a la soja y los cacahuetes (maní).

Cómo reconocer deficiencias nutriciones en plantas a simple vista

Como ya dijimos, las plantas están formadas por elementos químicos que son necesarios para su correcto desarrollo. La deficiencia de alguno de ellos durante el crecimiento puede manifestarse de forma visual en las hojas, sobre todo de los brotes más jóvenes. Pueden producir diferencias en la intensidad de la coloración verdosa, amarilleado del sistema vascular o colores marrones en los bordes.

Los nutrientes esenciales para las plantas

Las plantas, como todos los seres vivos, están formados por elementos químicos y sus combinaciones. Algunos de ellos forman parte de su estructura, otros están implicados en los procesos fundamentales metabólicos, y otros conforman moléculas esenciales como el ADN, las proteínas o los carbohidratos. Las plantas toman dichos nutrientes de su entorno, ya sea del suelo o de los fertilizantes que les aplicamos. Algunos son más esenciales que otros, o se necesitan en mayor cantidad como el nitrógeno o el carbono.

Clasificación taxonómica de las plantas

Las plantas son seres vivos que están en nuestro planeta desde hace millones de años. Su adaptación al medio natural ha generado cerca de 400000 especies distintas, cada una con sus peculiaridades. A grandes rasgos, existen cinco grupos dentro del reino vegetal en función de si tienen o no raíz, tallo y hojas, y si producen semillas o no (con y sin fruto): las algas, los musgos, los helechos, las gimnospermas y las angioespermas.

Dibujando la ciencia agrícola (Sketching Crag)

El Center for Research in Agricultural Genomics (CRAG) (https://www.cragenomica.es/) desarrolló en 2016 un proyecto de divulgación llamado SKETCHING CRAG, que consistió en acercar a profesionales del dibujo especializados en paisajes urbanos al propio centro para que pudieran plasmar con su arte los avances científicos más importantes que desarrollan.

Las plantas modifican el pH del suelo

La rizosfera es la zona del suelo que está en contacto directo con las raíces de las plantas. Se la considera como una «zona caliente» (en inglés hotspot) de actividad tanto química como biológica, al ser el lugar donde se produce gran parte de las transformaciones de nutrientes e interacciones planta-microorganismo. Además, se conoce que la propia planta libera exudados para favorecer los nutrientes por las raíces, modificando la estructura del suelo.

La importancia de la fijación biológica de nitrógeno en leguminosas

Las leguminosas son plantas que forman simbiosis con algunas bacterias del suelo que pueden fijar el nitrógeno atmosférico gracias a la enzima nitrogenasa, lo que hace que puedan crecer sin necesidad de aplicarles nitrógeno. Para ver la importancia de este fenómeno, en este vídeo de time-lapse elaborado por Rahul Patharkar se observa como crecen plantas de soja inoculadas o no con una cepa bacteriana del género Rhizobium. Al final, se observan los nódulos, unos orgánulos que la planta forma en la raíz y donde se albergan dichas bacterias.