Té de compost (y de vermicompost)

Té de compostRecientemente, he colaborado en el nº29 de la revista Ae, de la Sociedad Española de Agricultura Ecológica (SEAE), con una Ficha Técnica sobre el Té de compost. Les he pedido el favor de poder compartirlo aquí con vosotros y han accedido gustosamente (¡muchas gracias!). Si queréis acceder a la revista entera, podéis consultar el siguiente enlace:

https://www.agroecologia.net/revista-ae/ultimo-numero/

Té de compost (y de vermicompost)

Muchos materiales orgánicos usados en agricultura, incluidos los composts y vermicomposts, tienen una capacidad supresiva natural frente a determinados patógenos vegetales, incluidos hongos, bacterias, virus y nemátodos fitoparásitos. Para aprovechar estas propiedades podemos emplear el “té de compost o vermicompost”.

¿Qué es?

Puede definirse como un líquido acuoso orgánico obtenido de un compost (o vermicompost) maduro donde se extraen y/o reproducen algunos microorganismos presentes que tienen propiedades beneficiosas y/o protectoras para las plantas, y que además, puede tener propiedades fertilizantes. Presenta concentraciones variables de nutrientes, sustancias similares a las fitohormonas, ácidos húmicos y fúlvicos y metabolitos estimuladores de la germinación y del crecimiento vegetal.

¿Cómo podemos elaborarlo?

La idea de “té” es bastante intuitiva. Se elabora introduciendo el compost (o vermicompost) maduro dentro en una bolsa o envase permeable y a su vez, dentro de un recipiente con agua. Los factores que afectan a la extracción acuosa son los siguientes:

  1. Inóculo o material de partida: debe ser un material maduro, que haya sufrido una transformación biológica que asegure la ausencia de patógenos (en el caso del compost, que haya estado a más de 55ºC durante un mes). Evitar usar materiales fecales como estiércoles.
  2. Agitación y oxigenación: Existen dos formas de hacer “té de compost” (o vermicompost). La primera es agitando mediante burbujeo de aire a presión por la base del recipiente de extracción. Necesitaremos una bomba de aire y un sistema de tuberías perforadas. La segunda opción es la agitación mecánica o manual.
  3. Tiempo de extracción: Entre 24 y 48 horas es tiempo suficiente para extraer toda la carga microbiana.
  4. Relación de extracción (kg de compost por volumen en litros de agua): Cuanto mayor cantidad de compost usemos, más concentrado saldrá, aunque la extracción necesitará más tiempo. Lo habitual es hacer una extracción 1:10 ó 1:20 (50 kg por 1000 litros de agua).
  5. Temperatura: Debe hacerse a temperatura ambiente, entre 20 y 25ºC.
  6. Aditivos: Aunque no es necesario, con la idea de mejorar y activar la microbiología de extracto, se pueden añadir materiales ricos en carbono (azúcares, melaza, etc.) y en nitrógeno (harina de pescado, sangre, etc.). Importante: no añadirlos en proporciones mayores al 5% en volumen del extracto.
  7. Instrumentación: En función de volumen a preparar. Existen ejemplos comerciales para 1000 litros como GeoTea (https://greaterearthorganics.com/) aunque pueden hacerse caseros, sobre todo si el volumen es menor.

Aplicación

Vía foliar, directamente al suelo o incorporado en el sistema de riego. Las dosis dependerán del método de elaboración: se puede usar directamente o diluido de 3 a 10 veces. La aplicación debe ser periódica (semanal o cada 15 días). Aplicar recién hecho para aprovechar mejor sus propiedades microbiológicas.

Receta básica:

  • Preferentemente, agua no clorada (agua de lluvia o agua dulce).
  • Relación 1:20 (50 kg de compost maduro de calidad por 1000 litros de agua)
  • Agitación por aire a presión (evita malos olores)
  • Temperatura ambiente (25-30ºC)
  • 24 horas

Té de compost

Related Posts

4 Comentarios

    1. Hola Juan Pablo.
      Añadir ese tipo de cosas puede ser bueno o malo en función de la cantidad y proporción que se usen. Lo recomendable es echar como máximo un 5% de todo. Si echas más, puedes cambiar las propiedades químicas del té de compost como subirle la salinidad o el pH, factores que hacen que no se puedan cultivar bien los microorganismos.
      Saludos

    1. ¿Qué tipo de análisis quieres?, ¿químicos o microbiológicos?, ¿qué es lo que quieres conseguir?
      La calidad se puede medir de muchas formas. Si quieres nutrientes, debes hacer un análisis químico. Si quieres ver que tipo de microorganismos hay, debes hacer análisis microbiológicos.
      Para poder ayudarle debe ser más específico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.