El compostaje reduce la propagación de las malas hierbas

 

 

Cuscuta campestris
Cuscuta campestris

 

Existen varias definiciones para “malas hierbas” aunque la que mejor es “aquella planta que crece donde no debería o no se la desea”. Muchas de ellas, como las de la familia Orobanchaceae, están muy extendidas por todas las regiones templadas del planeta y son un verdadero problema en agricultura. Estas plantas pueden ser haloparásitas, es decir, que no pueden hacer la fotosíntesis por si mismas y necesitan crecer sobre los cultivos agrícolas para absorber sus nutrientes y reduciendo considerablemente el rendimiento de los mismos. En muchos casos su erradicación es dificultosa ya que muchas resisten los herbicidas genéricos. Su propagación es sencilla e incluso pueden llegar a desplazar a la flora autóctona. Muchas prácticas agrícolas pueden favorecer su extensión como airear el suelo o añadir directamente estiércol fresco como abono orgánico. Esto último es por que sus semillas pueden perdurar en el rumen de los animales que se han alimentado con ellas el tiempo suficiente para que cuando son excretadas, germinen al llegar al suelo.

Investigadores de Israel preocupados por este asunto han estudiado el compostaje de estiércol como método para reducir la germinación y propagación de malas hierbas, concretamente dos muy extendidas por la zona: Phelipanche aegyptiaca y Cuscuta campestris. Lo han hecho llevando a cabo experimentos que consistían en meter bolsas de semillas dentro de pilas de compostaje a diferentes profundidades. Su hipótesis es que la temperatura de la fase termófila y el tiempo sometido a esa temperatura reducirían la viabilidad de germinación de las semillas. Para confirmar los resultados obtenidos en las pilas, también los hicieron en condiciones controladas de laboratorio usando estufas de incubación de semillas simulando la temperatura y los tiempos.

 

 

Phelipanche aegyptiaca
Phelipanche aegyptiaca

 

Los resultados obtenidos confirmaron que semillas de P. aegyptiaca se erradicaban totalmente con poco tiempo a temperaturas de 50-60ºC, no siendo así para Cuscuta campestris, que después de más de 40 días en la fase termófila seguían germinando (eso si, se redujo considerablemente su porcentaje de germinación aunque no al 100%). Las principales conclusiones de este trabajo es que se necesitan fases termófilas largas para asegurar la total erradicación de las malas hierbas, sobre todo las que proceden de estiércoles.

The seed vitality of the parasitic weeds Phelipanche aegyptiaca (Egyptian broomrape) and Cuscuta campestris (field dodder) is a highly important factor in their dissemination to nearby and distant habitats. Fresh manure composting is an essential process as a ‘good agricultural practice’ of using manure safely as a fertilizer without dissemination of plant diseases, propagules or weed seeds. The aims of this research were a) to determine whether composting is effective in eliminating P. aegyptiaca and C. campestris seed vitality b) to evaluate the temperatures needed to eliminate seed viability of these species. Seeds of P. aegyptiaca and C. campestris were placed in various depths of compost piles and removed at different time intervals for germination rate determination. In a parallel experiment in the lab, P. aegyptiaca seeds were placed in incubators at fixed temperatures and removed periodically, to determine their germination rate. We found that ensuring compost temperatures above 55 °C for five to 6 h is sufficient to eradicate P. aegyptiaca seeds. This data was confirmed by the laboratory incubator experiments. Temperatures of 50–60 °C in the compost pile reduced C. campestris seed viability exponentially, but even 42 days of incubation did not completely eradicate their viability. Similar results were attained in a controlled temperature experiment in the laboratory, at which C. campestris seeds at 60 °C retained viability for 28 days. The results of this study stress the importance of maintaining high temperatures during manure composting procedures for eradication of P. aegyptiaca and C. campestris seeds and that. C. campestris seeds require a longer period of composting for eradication

La fuente:

Germination of Phelipanche aegyptiaca and Cuscuta campestris seeds in composted farm manure. T. Yaacoby, Y. Goldwasser, A. Paporish, B. Rubin. Crop Protection. Volume 72, June 2015, Pages 76–82

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*