¿Puede el compost producir electricidad?

Pues parece que si, que el compost y los residuos orgánicos se pueden utilizar para obtener energía eléctrica.

Las pilas de combustible microbianas (del inglés “microbial fuel cell”) son una interesante tecnología que permite obtener energía eléctrica aprovechando la degradación de la materia orgánica por los microorganismos. Debido a la gran demanda energética y a nuestra producción incesante de residuos orgánicos (tanto sólidos como líquidos), se está invirtiendo un gran esfuerzo científico y tecnológico en desarrollar estos dispositivos que nos permitirían rentabilizar el tratamiento de los residuos orgánicos. Aunque estos dispositivos son muy prometedores, todavía están en fase de experimentación. Aún así, están dando resultados muy interesantes. Para saber más sobre su ciencia y tecnología, consultar el siguiente ENLACE.

¿Cómo funciona una pila de combustible?

Básicamente, es una pila electroquímica donde se produce una reacción química (un compuesto se oxida y el otro se reduce) y una transferencia de electrones entre los electrodos y generando una diferencia de potencial que se puede aprovechar para obtener energía eléctrica. En el ánodo se produce la oxidación de la materia orgánica y en el cátodo la reducción de un oxidante (como por ejemplo el oxígeno). Es en el ánodo donde los microorganismos son protagonistas al degradar la materia orgánica para producir entre otras cosas protones y CO2. Veamos una figura explicativa del sistema:

Microbial fuel cell

Microbial fuel cell

 

Pilas de combustible microbianas hay muchos tipos y se utilizan muchos sustratos para su funcionamiento. De hecho, en función del estado físico de los mismos podemos resaltar dos tipos: los líquidos (como por ejemplo aguas residuales) y los sólidos (como los lodos de depuradora). Los primeros son los que mejor aplicación tienen ya que en estado liquido las reacciones y la transferencia de electrones funcionan mejor. También se ha desarrollado esta tecnología con menor eficacia usando sustratos sólidos como lodos de depuradora, suelos contaminados por metales pesados y residuos orgánicos. Aún así, están dado buenos resultados.

¿Se podría usar este tipo de pilas durante el compostaje o para hacer compost?

Pues parece que si. Ya hay investigadores que han probado diferentes mezclas de compostaje de residuos orgánicos lignocelulósicos en función de la relación C/N e incluso han añadido un formulado bioenzimático para mejorar la degradación de la celulosa. Han obtenido buenos resultados e incluso este sistema podría mejorar el proceso acortando el tiempo de compostaje.

De momento solo son pruebas a escala de laboratorio, pero en un futuro el compostaje también podrá servir para generar electricidad.

Para profundizar:
http://www.aecomunicacioncientifica.org/tecnologias-electroquimicas-microbianas/
http://www.microbialfuelcell.org/
http://www.madrimasd.org/blogs/remtavares/2012/12/19/131838
http://www.ismet.ugent.be/

International Society for Microbial Electrochemistry and Technologies

La fuente:

Electrical analysis of compost solid phase microbial fuel cell (2013). Chin-Tsan Wang, Fan-Ying Liao, Kong-Sheng Liu. International Journal of Hydrogen Energy. Volume 38, Issue 25, 21 August 2013, Pages 11124–11130.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*