Reciclaje de la telefonía móvil. Un negocio interesante

Todos sabemos que la telefonía móvil es indispensable para comunicarnos y está muy extendida. Tanto que algunos estudios estiman que en los últimos años se han vendido cerca de 1200 millones de unidades en todo el mundo (los datos corresponden a 2009), por lo que la cantidad de estos aparatos que se producen es enorme. Actualmente existen infinidad de modelos, todos con aplicaciones muy variadas y útiles (conexión a internet donde se quiera, cámara de fotos, música, etc.) y la industria de la telefonía móvil es una de las más innovadoras. Cambiamos mucho de móviles, ya sea por obsoletos o por capricho, y la media de tiempo está entre 9 y 18 meses. ¿Cuál fue la última vez que cambiaste de móvil?

 

Como es lógico, esta tasa de renovación anualmente ha derivado en que se desechen una cantidad de móviles alarmante generando un serio problema medioambiental. Los teléfonos móviles actuales están compuestos por poliméricos de plástico (la carcasa), un circuito electrónico, una pantalla de cristal líquido (LCD), una batería, un teclado y una antena, entre otras cosas (cámaras, fundas, auriculares, etc.). Pues de estos componentes, lo más peligroso lo encontramos en el circuito electrónico. De hecho, puede contener hasta 12 compuestos altamente perjudiciales para la salud y el medio ambiente como el mercurio, el cadmio, el plomo, el arsénico, dioxinas y furanos. Es interesante saber que los teléfonos móviles contienen hasta 40 elementos de la tabla periódica, tales como el hierro, aluminio, níquel, estaño, cobre, plata y oro entre otros. En definitiva, de media cada móvil está compuesto por un 30% de plástico, un 30% de óxidos refractarios (alúmina, sílice, etc.) y un 40% de metales, muchos de ellos con un alto poder contaminante que necesitan ser tratados correctamente.

Como hemos comentado, una parte importante de su composición incluye cobre, plata y oro, tres elementos con bastante importancia económica. La componente electrónica de los móviles, así como de cualquier dispositivo electrónico, se plantea interesante para su reciclaje ya no solo desde el punto de vista medioambiental, si no del económico. En muchos casos suele ser difícil, sobre todo por el tamaño reducido de los móviles, pero la presencia y la recuperación de estos elementos, hace que cada vez más investigaciones perfeccionen tecnologías para recuperarlos. De hecho, las actuales permiten conseguir cerca del 92% del cobre disuelto de estos componentes electrónicos y otro tanto importante para el oro y la plata.
Por eso, cada vez que queramos cambiar de móvil, hay que contribuir la conservación del medio ambiente (estos residuos tienen un alto potencial contaminante ya que pueden entrar en la cadena alimenticia) mediante su reciclaje, que además, propiciará ventajas económicas a quien lo procese y a quien lo recicle, como podemos apreciar por la mayor cantidad de empresas que se dedican a esto (aquí, aquíaquí y muchísimos ejemplos más).
Fuente:

Printed wiring boards for mobile phones: Characterization and recycling of copper (2011).  Kasper AC, Berselli GB, Freitas BD, Tenório JA, Bernardes AM, Veit HM.  Waste Management. Doi: 10.1016/j.wasman.2011.08.013

Related Posts

3 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.