Las lombrices de tierra incrementan la actividad microbiana del suelo

En el suelo habitan multitud de seres vivos, algunos muy pequeños y otros no tanto, pero todos en perfecta sintonía. Un ejemplo son las lombrices de tierra, que ayudan a la transformación de los suelos modificando su estructura física, química y biológica. También incrementan la actividad enzimática microbiana relacionada con nutrientes esenciales como el carbono, nitrógeno o el fósforo, creando zonas o «puntos calientes» de actividad biológica.