Los beneficios de las leguminosas para la agricultura

Las leguminosas son plantas que forman simbiosis con algunas bacterias del suelo, las cuales pueden transformar el nitrógeno atmosférico (N2, poco reactivo) en un nitrógeno fácilmente asimilable por la planta. Esto hace que sean capaces de crecer sin aplicarles fertilizantes nitrógenados, lo que conlleva una disminución en la emisión de gases de efecto invernadero derivada del uso de los mismos durante su fabricación, transporte y aplicación al suelo. Además, pueden incrementar la fertilidad de los suelos aportando materia orgánica y secuestrando carbono, que luego estará disponible para los siguientes cultivos, por lo que se usa mucho como técnica regenerativa de suelos.