Aíslan una bacteria desconocida capaz de consumir el gas invernadero N2O

Investigadores japoneses han aislado del suelo una bacteria no desnitrificante capaz de convertir el N2O a N2, lo que la convierte en una posible estrategia de mitigación de GEIs en la agricultura.

El índice Ag o cómo saber si un compost tiene demasiadas sales

David M. Crohn, de la Universidad de California (EEUU), propone el índice Ag para determinar si un compost es adecuado o no desde el punto de vista nutricional teniendo en cuenta el exceso de sales. El índice Ag se calcula de forma experimental como la suma de la masa (g) de los principales nutrientes (N + P2O5 + K2O) dividida por la masa de NaCl (Na + Cl).

La salinidad de un compost no es equivalente a la de un suelo

La salinidad es una medida de la cantidad de sales disueltas que tiene un suelo, y se determina analizando la conductividad eléctrica (CE) en un extracto acuoso del mismo. Un suelo es salino a partir de valores superiores a 4 dS cm-1, pero este valor no siempre indica que sea …

La fijación biológica como fuente de nitrógeno en la biosfera

El nitrógeno es uno de los elementos más importantes de la biosfera. Es, junto al fósforo, uno de los grandes limitantes para el desarrollo de la vida, ya que aunque está en grandes cantidades, su forma es poco asimilable. Para el caso del nitrógeno, es su forma gaseosa (N2), que es componente el principal de la atmósfera (70%). Esta molécula es muy estable y poco reactiva desde el punto de vista químico, al estar formada dos átomos de nitrógeno unidos por un triple enlace difícil de romper.

Recuperar la propia energía termoeléctrica del compostaje para mejorar el proceso

Durante el compostaje, concretamente en la fase termofila, se libera mucha energía calorífica generada por la degradación microbiana de la materia orgánica. Esa liberación de energía se puede apreciar por el incremento de la temperatura de las pilas, que en ocasiones alcanza valores mayores de 65 ºC, dando lugar a …

Participa en el proyecto SoilTemp sobre la importancia del microclima del suelo

Conocer la evolución del clima de un ecosistema es vital para su conservación. Muchos de los modelos que se usan para estudiarlo utilizan datos macroclimáticos proporcionados por estaciones meteorológicas, que en algunos aspectos no son muy exactos. Por contra, datos microclimáticos como la temperatura superficial del suelo aporta una información mucho más valiosa para saber las condiciones reales que influyen en los propios ecosistemas, y en la vida que se desarrolla en ellos.

El compostaje de estiércol «insitu» mejora el bienestar animal

Las granjas de vacas lecheras generan grandes cantidades de estiércol que es necesario gestionar. El compostaje es una técnica eficaz que permite convertir este residuo en compost apto para su uso en agricultura. Una alternativa reciente a esta técnica es que el compostaje se haga dentro de las propias granjas, en el mismo lugar donde habitan las vacas. Para eso es necesario añadir como cama materiales ricos en carbono como la paja o el serrín, que mezclados con las deyecciones del ganado y removiendo de forma periódica, se irán compostando poco a poco. Dicho lecho no debe ser muy profundo, de unos 30-40 cm como mucho, lo que mejora la descomposición, tal y como puede apreciarse en el siguiente vídeo:

Las lombrices de tierra incrementan la actividad microbiana del suelo

En el suelo habitan multitud de seres vivos, algunos muy pequeños y otros no tanto, pero todos en perfecta sintonía. Un ejemplo son las lombrices de tierra, que ayudan a la transformación de los suelos modificando su estructura física, química y biológica. También incrementan la actividad enzimática microbiana relacionada con nutrientes esenciales como el carbono, nitrógeno o el fósforo, creando zonas o «puntos calientes» de actividad biológica.