La Tasa de Respiración (o el consumo de oxígeno) es un indicador de la actividad biológica de un compost

Tasa de Respiración de un compost
Reproducción de la Figura 4 del artículo científico citado en
el que se representa la correlación lineal entre la tasa de respiración de
oxígeno y el contenido en carbono hidrosoluble de un compost

Actividad microbiológica de un compost:

El compostaje es un proceso microbiológico donde los microorganismos presentes en las pilas degradan la materia orgánica hasta obtener un material estabilizado denominado compost. Como ya vimos, hay algunos parámetros que nos informan directamente de esa actividad biológica. Como ejemplos estudiados en este blog podemos encontrar la temperatura, la emisión de CO2 y el contenido en materia orgánica hidrosoluble (expresada como el contenido en carbono orgánico soluble en agua)
Otro parámetro interesante para conocer la actividad biológica durante el compostaje es la Tasa de Respiración, es decir, la cantidad de oxígeno que consumen los microorganismos mientras degradan la materia orgánica (tenemos que recordar que el compostaje es un proceso aeróbico, porque los microorganismos del compostaje necesita oxígeno para crecer).

Tasa de Respiración como indicador de la actividad biológica de un compost

Este último parámetro se correlaciona muy bien con el contenido en carbono orgánico hidrosoluble y lo hace de forma lineal, lo que nos quiere decir que cuanto más carbono orgánico hidrosoluble tenga un compost, mayor será la tasa de respiración de oxígeno para degradarla provocando un incremento de la actividad microbiológica, que como vimos anteriormente, produce un aumento de la temperatura
Según este razonamiento, es lógico pensar que durante las etapas primeras del compostaje, donde la cantidad de materia orgánica por descomponer (y a su vez, más carbono orgánico hidrosoluble) es mayor, haya mayor temperatura. En conclusión, más carbono hidrosoluble implica más actividad microbiológica (más respiración de oxígeno para degradar la materia orgánica generando un aumento de la temperatura).
Estos resultados se han obtenido a partir de cuatro tipos de composts elaborados con distintos residuos orgánicos obtenidos y recogidos en distintos tiempos del compostaje (compost inmaduros, fase termófila, mesófila, etc.). Aun teniendo una distinta naturaleza, se observa una buena correlación estadísticamente significativa, por lo que probablemente se pueda aplicar a todos los composts con independencia de su composición. 
La Fuente:
Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.