El compost, ¿un residuo o un recurso agronómico?

Separación de la Fracción Sólida Orgánica de los Residuos Municipales (FORSU)
Separación de la Fracción Sólida Orgánica de los Residuos Municipales (FORSU)
Una interesante pregunta. Para responderla tenemos que aclarar el concepto de compost y de compostaje, ambos muy relacionados pero que en ocasiones nos puede llevar a confusión.
Hace un tiempo tuve una discusión muy interesante con mi amigo Juan José Ibáñez, administrador del excelente blog de Edafología “Un Universo Invisible bajo nuestros Pies” y compañero de institución sobre un tema parecido (podéis leer los comentarios al final de la entrada de su blog). En su blog Juanjo comentaba una noticia sobre un trabajo científico que afirmaba haber encontrado restos del virus de la gripe Aviar H5N1 en compost elaborados con residuos de gallina (o gallinaza). Todo esto llevó a cierta confusión sobre si el compostaje era “una tecnología contaminante” o el propio compost en sí. En aquella discusión, hice una mención entre la diferencia entre el proceso de compostaje (proceso por el cual estabilizamos microbiológicamente cualquier residuo orgánico) y el compost (producto obtenido del proceso de compostaje). La conclusión fue que el compostaje no es una tecnología contaminante (si no todo lo contrario), pero que el compost resultante si puede serlo siempre dependiendo de la naturaleza del residuo orgánico compostado o si no se ha llevado a cabo correctamente el compostaje. En resumen, que las propiedades de un compost van a depender mucho del residuo orgánico de partida (si este tiene un alto contenido en Plomo, el compostaje difícilmente lo reducirá y el compost obtenido seguirá siendo un residuo por ese motivo). 
Separación de la Fracción Sólida Orgánica de los Residuos Municipales (FORSU)
Separación de la Fracción Sólida Orgánica de los Residuos Municipales (FORSU)

Esto nos lleva a la pregunta inicial de si un compost es un residuo o un recurso agronómico. Leyendo un artículo científico sobre compostaje de residuos municipales, los autores hacen una reflexión sobre esa dualidad y comentan que por desgracia todavía coexiste ese binomio conceptual, sobre todo en algunas legislaciones, es decir, que a veces se le aplican leyes medioambientales sobre residuos y otras veces como un producto fertilizante (recurso agrícola). En el caso concreto de los residuos municipales, los más extendidos a nivel mundial, es muy fácil confundir un compost elaborado con estos como un residuo orgánico ya que el material obtenido reúne algunas características concretas (mucha salinidad, contenido alto en metales pesados, etc.) que lo siguen manteniendo como un residuo. De hecho, mucha gente todavía tiene una idea negativa de los composts elaborados con residuos municipales ya que las primeras experiencias no fueron de todo satisfactorias en ese sentido. Y es que para obtener un buen compost que podamos utilizar en agricultura tenemos que elegir y separar previamente la fase orgánica de los residuos orgánicos municipales. Para profundizar más sobre el tema, os recomiendo este libro que ya comentamos en el blog. Por suerte, esta tendencia está aumentando y la calidad de los compost de residuos municipales se está mejorando considerablemente en los últimos tiempos. 
Separación de la Fracción Sólida Orgánica de los Residuos Municipales (FORSU)
Separación de la Fracción Sólida Orgánica de los Residuos Municipales (FORSU)
Respondiendo a la pregunta, el compost es un recurso agronómico (como fuente de materia orgánica) siempre y cuando el proceso esté hecho correctamente y cumpla una serie de requisitos básicos (leer aquí para profundizar). El compost debe tener unos mínimos de calidad, y si no los cumple, no es un compost por mucho que lo llamen así.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*